Putas nos llaman

image

No sé por qué nos dicen putas,
si no cobramos.
Putas somos si nos pagan.
Pero yo por desgracia
nunca he follado por pasta.
A veces incluso he pagado,
cuando mucho mejor hubiera sido cobrarlo.
Putas porque follamos.
Porque con uno no nos basta. 
Me llamas puta por nada.
Puta por mis ganas.
Puta si disfruto.
Puta si disfrutas.
Yo puta
Tú te cuelgas la medalla
Si me gusta chuparla, puta
Si me gusta chupar dos, más puta
Puta por no repetir
Puta por saberme ir
Por estar siempre abierta
Siempre despierta
Puta y muy puta si en vez de darme a uno
me doy a quien me plazca con ganas
Yo soy una puta y no una virgen casta
“Sin pecado concebida”, dicen
Y en pecado estamos desde entonces
las que para ser madres follamos
Pues yo, por lo menos, más que puta, insensata,
cuando después de algún polvo
no he pedido por lo menos, pasta.

Viajamor II / Elena Alonso

La ilustración de la mujer lamiendo, ni idea.

Y además, he aprendido a hacer sopa

20140423-001017.jpg

No viste anoche la cascada. Qué risa. Qué gracia me hace
Se inunda de noche tu cama y no adivinas por dónde
Es como cuando fuimos de vacaciones a ver nacer aquel río grande y te quedaste dormido a punto de llegar a la fuente
Y luego no me creías cuando te contaba que empezaba en un charco minúsculo donde no me cabían las manos ni la sed
Y bebí
Pero no te creíste nada
Qué tonto
Qué manera más tonta de perderse la lluvia

Mira, si me quedo, es porque quiero quedarme
No te imaginas qué poco aire necesito para echar a volar

Una vez fui en globo desde una punta a la otra de mi vida
Y no te creas que soplé muy fuerte
Si no me olvido mal fue una paloma que pasó
Bastó ese aleteo, cualquiera, el de una libélula cualquiera, para salir detrás

Coincidí con pájaros que viajaban durante estaciones enteras y con otros que volaban en círculos sobre las cabezas de la gente
Esos últimos siempre adelantan finales , yo siempre he sabido eso, pero la gente no
Y se quedan debajo tranquilos, como si nada, mientras se les escapa una vida por el aire
Luego me cansé y me quedé

Me quedé como ahora, porque quería quedarme
Claro que si hubiera sabido que jamás quemaría la arena no hubiera tardado ciento ochenta noches en decirte que sí

Me río. Ahora me río. Porque el agua nunca me ha sabido igual

A mi no. No insistas en que beba de la misma botella intentando encontrar el mismo sabor. Nunca es así. Nunca.

Hace frío y hace calor. Como estamos en una isla es todo mentira. Y fuera no se sabe. Aquí desde allí se creen que siempre es verano. No se imaginan el frío que hace en marzo, y lo que llueve, la de casas que se inundan y la de incendios que apagan con ese agua que nadie quiere.

Yo me quedo. Me quedo a vivir aquí. Sin jerséis gordos de lana. El otro día soñé con un flotador en forma de pato rosa. Estaba en medio de una piscina azul alucinante. Me metía desnuda y llegaba de una punta a la otra sin respirar. Sabía que tú estabas fuera mirándome porque me seguían peces invisibles.

Te quiero

Es solo eso. Que te quiero. Y que a veces me da la risa. Pero es lo más normal. Es lo que pasa cuando pasa lo que nos pasa. Como cuando ves un burro volando. Pues eso. Y te ríes, porque ya lo has llorado antes.

Y además, he aprendido a hacer sopa

Estaba a punto de contar una cosa preciosa

Estaba a punto de contar una cosa super bonita del libro pero me he quedado dormida en un patio de yuyos.

Quería deciros que hace un par de semanas pensaba publicar el libro como estaba, a mi forma, todo lleno de curvas, y que a un salto de hacerlo aparecieron dos hombres cada uno en una parte del mundo que me dijeron

–¡Eeehhh, calma ! Que este mar es más azulalucinante. –

Y me han cogido el libro por los aires y lo están vistiendo de gala. Uno ha diseñado ya una portada preciosa, con mi culo al aire y unos delfines. Es casi vecino mío, pero cuando me escribió diciéndome que mi portada era una mierda ni siquiera sabía en qué isla estaba .

Y el otro está en Temuco, en Chile, que es un lugar de esos en los que no he estado pero he estado. Está armándolo todo por dentro, con todo su amor y su saber, porque es editor , y está leyendo cuento por cuento, añadiendo signos , colocando tildes como peinetas y dándole esa forma de libro de verdad con que llegará a vuestras noches. Ayer iba por la página 237, en veinte lo acaba.

Por todo, estoy emocionada y muy agradecida. Gracias Ernesto, eres un modernillo y un artista con una sensibilidad preciosa. Gracias Claudio, Ded, Ded, Ded , voy a tener que vengarme llevándotelo en persona.

Pensaba hacerlo sola, pero el libro quería otra cosa, y hay que rendirse siempre.

Igual que ahora, que me puse a escribir para no contaros el cuento, y al final, os lo he contado. Buenas noches!

20140423-000806.jpg

Creía que el amor se regalaba

20140424-011157.jpg

El otro día me asustó una persona buena.

Era tan buena, tan buena que se enfadaba mucho cuando la gente era mala. Porque la gente a veces no le daba lo mismo que ella les daba. A veces incluso no le daban nada. Y eso a mi amiga la buena le molestaba. Porque ella era muy buena. Pero buena, buena. Y le obligaban a cagarse en todo y a maldecir con ganas. Y se quejaba de aquellos que recibieron su amor y su tiempo cuando lo necesitaban y después recuperados ni las gracias le regalaban. Y conmigo se desahogaba, y que si los otros esto y que si las otras aquello y que qué pocas ganas de dar todo por nada.

Y yo me asusté.

Porque había pensado ,hasta entonces, que el amor, se regalaba. Y que no hay intercambio. Y que la gente no tiene que darte nada. Y que si decides dar, da con ganas . Y si después de dar , te dan la espalda, alégrate de haber podido dar

con todas tus ganas.

( la foto la hice el otro día en el parque de al lado de casa )

habíamos agotado todos los cielos azules

20140414-160022.jpg

A ti el café nunca te sentó bien por la mañana. Si te daba sueño y te volvía estúpida. Nunca entendí esa manera que tenías de dejar de bailar para pisotear las flores.
Te llevé de la mano hasta que dejaste de tener paciencia y yo ganas. Pero te quiero ,decías . Pero no es suficiente. Y llorabas porque no lo entendías.
Ahora te bajas de un barco y te subes a una isla. Y yo me olvido de cuántas noches nos hubieran quedado de habernos quedado.
Hará frío en muchos cielos donde no voy a estar. He decidido vivir para siempre en veranos, no nevar nunca y seguir cuidando tus sueños. Porque aprendiste a soltarme la mano sin perder la sonrisa. Porque dudaste siempre de los cordones de oro de los zapatos que se te quedaban enredados entre las piernas. Es la primera vez que te veo comerte sola una tarta de chocolate. Y no te da vergüenza quitarte la camiseta y pasear entre la gente como si nadaras. Han pasado años ya y me sigues llamando para facilitarme las cosas. Lo mejor de conocerte fue conocerte. Lo mejor de dejarte, dejarte. A veces echo de menos dos tenedores más en la mesa y una cama llena de patos de colores. A veces me invento un cuento y paso las páginas para empezar por el final. Si lo hubiera sabido te hubiera ahorrado cincuenta tormentas. Porque yo venía sin abrigos y tú te dejabas los paraguas en todos los bares. Si te hubiera sabido, quizás, alguna vez, hubiera empezado yo a plantar flores. Pero llovía, y habíamos agotado todos los cielos azules. Mañana cuando te despiertes, habrá llegado la primavera.

- Viajamor II / Elena Alonso -

La foto, no lo sé.

Has apagado a todos los otros y me has dejado a ciegas contigo

image

Tú tienes la culpa de todo
De que llueva en la cama
De que odie el verano
De que cambie de olor
Tienes la culpa de todos los incendios
De todas las palabras feas que digo cuando no llevo ropa
Por tu culpa tengo que morder la almohada
Taparme con una mano la boca
Pintar con saliva las paredes
Me has mojado en todos los suelos
Has borrado de mi mente la palabra ‘valiente’
Eres el responsable de mi adicción a perderme
Tienes la culpa de la sed y del hambre
Por tu culpa prefiero de noche estar sola y no escribo
Por tu culpa me quedo dormida sin que sea la hora
Has apagado a todos los otros y me has dejado a ciegas contigo
Voy a tener que vengarme
Voy a tener que gritar de repente un te quiero y quedarme

- Viajamor II / Elena Alonso -

(La foto del incendio no sé de quién es)

Nunca miento con los ojos cerrados

20140323-134252.jpg

Nunca miento cuando cierro los ojos.
Nunca ,nunca , jamás miento con los ojos cerrados.

Siempre que te he dicho mentiras lo he hecho con los ojos abiertos. Mirándote a la cara y cruzando los dedos.

Por eso te equivocas cuando me pides abrirlos.
Si tengo ganas de soplar velas es por algo. Si me callo es porque se que si abro, aunque sea un poco los ojos, puede que se me escape, puede que no me de cuenta, una mentira mirándote de frente.

Pero con los ojos cerrados nunca. Contigo dentro nunca.

Echo de menos que se haga de noche y estés a dos sueños de distancia.
Tengo miedo de verte y que te hayas convertido en pájaro.

A veces cojo un vaso de agua y lo lleno hasta el borde para que no haya la menor duda.

Se me ha pegado un precipicio en el estómago y no se con qué llenarlo sin que sepa a tinta y a mar en la boca.

Si pudiera resolver tu suma , mi resta y nuestra división con una raíz cuadrada que nos elevara al cubo y nos empujara fuerte hasta la cama.

Quiero abrazarte

Echo de menos volver en ti
Echo de menos lo que queda de mí en ti
Te echo de menos

Porque ahora tengo los ojos abiertos

Y te he dicho cien mil veces que solo dejo de mentir con los ojos cerrados

- Viajamor / Elena Alonso -


( Foto, otra foto preciosa que no sé quién ha hecho. )