La mujer convertida en serpiente

Me salió una herida en la cara. Una herida terrible que se abría cada mañana un poquito más. Que crecía hacia fuera y hacia dentro. Sin sangre. Sin dolor. Como una flor.

Me estaba des-haciendo. Primero por la cara.

Me miraba en las serpientes, en el probablemente indoloro cambio de piel.

- Pero yo nunca he visto a una mujer serpiente.

Me dejé de reconocer en el espejo.

Era como llevar en la cara la marca de un extraterrestre, como ser de otro planeta.

- Te voy a guardar en una jaulita los ratones que me encuentre. Por si te dan ganas de comértelos.

Andaba yo por Sevilla como estigmatizada. En mi bicicleta, con Nahla volando bajo su casco rosa. Con mi herida en la cara. Tapada cada vez que el viento movía mi pelo. Y de nuevo expuesta a l@s otr@s. Contándoles una historia secreta.

La de la mujer convertida en sirena. En serpiente.

Una noche de luna descubrí otra herida en mi pierna. Se abría pequeña. Anunciándose al cambio.

Las dejé hacer.

Respiré el nacimiento y la muerte.

Yo ya no soy la misma. Cómo va a servirme la misma piel?

-Lo malo cuando se manifiesta ya duele mucho – decía la loba que corría desnuda y palpitante a mi lado. Toda pintada de tierra.

Las cubrí de barro. Me llené de barro.

Fui olvidando poco a poco dónde vivía. Los barrotes. El color. Las alas encogidas.

Volvía de nuevo a nacer.

Sin pies. Habitando un mundo sin sombras. Todo caricias. Entrañas. Mundo de cuerpos. De seres que tras-pasan.

Me des-hice en el cuerpo para volver a él.
Me morí de nuevo para volver a nacer.

20121002-185327.jpg

9 comentarios en “La mujer convertida en serpiente

  1. Ves tú? Esta es una cosa que envidio de ti. A mi me sale una herida en la cara y posteriormente otra en la pierna, y ya estoy llamando a la Guardia Civil del miedo terrorífico que me recorrería el cuerpo terráqueo.

    La teoría la tengo, es decir, creo que todas las guerras de nuestra mente se desarrollan en el campo de batalla que es nuestro cuerpo. Pero eso es lo que tengo de momento, sólo la teoría.

    Cuando aparece alguna herida “de guerra”, la teoría se esfuma, y sólo existe el miedo y la hipocondría.

    Ojalá fuera capaz de ver este tipo de cosas como tú.

  2. ¿Habrá alguna piel definitiva?, ¿la mejor piel?, y esa, ¿tendrá cremallera para poder quitársela si hace calor, y cambiarla, o intercambiarla con otros para vestirse de ellos, o para disfrazarse, o para desnudarse simplemente? Con aquella piel ideal tocamos y nos tocan, pero ¿hará falta piel para diluirse, para anegarse en otros, para ser sin más?…

  3. acá en una noche de mi, bebiendo champagne porque sobró de una fiesta que alguien hizo en casa y no me enteré, fumando cigarritos y comiendo un kippe frío y asqueroso… me encontré contigo y me encontré conmigo…gracias.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s