Una rana chiquitita

Como siempre llueve, de noche hay ranas. Montones, pequeñitas, dan ganas de meterte una en un bolsillo y llevarla contigo para siempre. Había una en mitad de los fuegos donde Alvaro cocinaba la cena . Porque no se quemara la apartó con la mano, y la ranita saltó, dentro de la sartén.
Cuando Nahla y yo nos sentamos delante de la tortilla, Alvaro me miró triste,
“Ha pasado algo terrible”

Me dormí pensando en si la tragedia sucedió antes , durante , o después de echar los huevos.

20120314-223911.jpg

5 comentarios en “Una rana chiquitita

  1. Es un dolor inmenso cuando uno desea proteger y no puede… por eso creo en Dios… es tan irracional esta manera de amar nuestra que solo puede ser divina. Creo que por eso todas las leyendas de la creación hablan de que somos iguales a los dioses… amamos pero no podemos salvar lo que amamos.

    Pobre Álvaro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s