veinticinco metros hasta la tierra

Me lo contó una noche en Martinica, yo tenía casi treinta años, volvíamos en coche a Le Marin , ella con Caribe recién nacida sobre su pecho y Luna durmiendo en sus piernas, yo con Nahla en la teta . Los hombres conducían y hablaban del mar.

” Nosotras una vez nos morimos , y estuvimos en el cielo, conocimos a un ángel, que se llama Jay , y volvimos a la vida.”

” Mi padre tiene alas! una vez salió volando del barco!.”

Estaba en Costa Rica , cuando todavía vivía en la Tierra . Criaba sóla a sus dos hijas de chocolate . Había terminado de rodar una película y viajaba en coche con ellas y el operador de cámara de San José a Tamarindo .

Llovía como llueve en el Caribe, con el cielo lleno de ranas.

Cuando se apartó del carril para separarse de aquellas personas y perdió el control del volante ya estaban en el precipicio.

Y giraron …. y giraron … y giraron….. veinticinco metros hasta la tierra .

Lo primero que hizo fue morirse . Lo segundo apagar el motor. Lo tercero darse la vuelta para ver a las niñas. No pudo .

Lo tercero mirar a las niñas.

Lo tercero mirarlas .

Lo tercero intentar darse la vuelta .

La única sangre era la de su acompañante , los únicos cristales que no se rompieron, los de todas ellas. Él las sacó del coche, las manchó de sangre , Natasha limpiaba a sus hijas buscando heridas , frotaba los brazos y las piernas , buscando . Nada.

Había que salir de allí, buscar ayuda. Con Sol en una mano y Luna en la otra empezaron a subir. Tiraba de ellas. Subía la montaña imposible sin agarrarse a nada. Empujada por ese poder sobrenatural que se desata en l@s que saben que no llegaron al límite de sus fuerzas.

Esa noche murieron , y al volver a la vida , eligieron deshacerse de lo que no les llenaba el corazón, así fue como llegó un ángel que volando se acurrucó con ellas en el mar, donde todavía hoy, si miras bien , les puedes ver navegar con cuatro lamparitas de papel. Una roja, otra verde, otra azul.

20120320-105102.jpg

14 comentarios en “veinticinco metros hasta la tierra

  1. Qué preciosidad de texto!

    A mi lo que más me ha llamado la atención es lo de las cuatro lamparitas.

    Una roja, otra verde, otra azul…

    ¡¡¡¿Cómo voy a poder dormir sin saber de qué color es la cuarta lamparita???!!!

    Porelamordediosytodoslossereshumanos… ¿¿¿de qué color era???

    A tomar por culo, otro círculo más sin cerrar en mi vida

    :))))

    Ps/Es broma. Es una historia muy bella, Elena, muy bien escrita y muy hermosa.

  2. Elena precioso ! Cada vez que tengo un ratito tus cuentos, relatos e historias me hacen soñar … Me hacen sonreir y quereros! Sois granDIOSAS Nalha y tu….sois Amor .

    Gracias por compartir todo, gracias al cosmos por como sois y gracias al cielo por darme la oportunidad de haberte conocido….me hace feliz saber que existe algo tan puro … Me hace sonreir poder creer en el amor gracias a ti! Ojala algun dia pueda ser tu! Mil abrazos y bess desde una isla pequeñita que tu llenas de luz para mi.

    • Gemma, bonita, gracias pos tus preciosas palabras . Eres muy linda .
      Sabes que? Ese amor que ves en mi, en Nahla , en los cuentos que escribo, es visible solo porque està dentro de ti tambièn. Dices, ” ojala algun dia pueda ser tú” , y ya lo eres. Tod@s somos un@. Y yo viajo contigo tambien, y ves y vives todo lo que yo vivo. Es el Amor , que es magico y te da superpoderes. 🙂 bonita .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s