Una taràntula negra al lado de mis chanclas

Martinicaca . 3 pm.

uno, dos, tres, cien, ciento uno, ciento diez!. -Ya hemos llegado a casa Nahla.

qué calor ! ahora vas a dormir mi amorcita .

espera que pongo el ventilador.-

Fue entonces cuando me quité las chanclas a su lado.

-Ya está. Acuéstate cariño.

Después lancé el mei thai al suelo, donde estaba “ella”.

Y no se por qué, miré.

Eeeh.. mmm… aah.. …. ………. ……….. …..

-Qué es eso?

-Qué mamá?

_Que qué es eso Nahla.

eeh. .. mmm!!… ES UNA ARAÑA!!!????????? (esto último en absoluto grito ahogado para no sugestionar mal a mi cachorra.)
PERO POR DIÓS ESO -ES -UNA -ARAÑA!!??!! NO PUDE SEEEER!!!!! ( sigo en rotundo grito silencioso)

-Quéé mamá!?

Ya estamos subidas a la cama. Yo con Nahla en brazos.
Pienso : saltan! nos ha visto?! si se asusta correrá a por nosotras ! cuánto tiempo tarda en subirse a la cama una tarántula DE ESE TAMAÑO!???PERO CÓMO PUEDE SER TAN GRAANDE!!!!! POR FAVOR!!!!

– Nahla! , eso! lo ves!?
– Aña mamá.
– Pero TAN grande !
-Qué hacemos!
-Oge mamá.
-Qué??!

Con toda la piel erizada decido arriesgar la vida y salir de la habitación.

un dos tres ! sin respirar! y YAAA estamos fuera. ..

-Vamos a cerrar la puerta Nahla. Vamos a pensar.

No puedo dejar de mirarla . Soy incapaz. Es como ver un dinosaurio . Y como no se mueve, pienso – Será una broma de Alvaro? Pero de dónde ha sacado algo así? No , no ,no . Es de verdad. Es una tarántula ! Tiene pelo! Y esas patas gigantes!

-Pero por dónde ha entrado!!??
– Ama mamá.
– La cama? Estaba en la cama?!

Seguro que estaba en la cama. Ha dormido con nosotros desde el primer día. Con razón decía Alvaro alguna noche ” Y ese ruido? no oyes ese ruido?”

Nos sentamos en el escalón ciento ocho a esperar a Alvaro. Porque antes de resolverlo tiene que verla.

-Ostraaas! Guau!! aahh..!
– Oge papá.
-No Nahla , es demasido grande para que la coja papá.

Va a buscar a Kung Fu Panda , que es como se llama la dueña del hotel. Que cada vez que me dejo un trozo de plátano en la mesita de la piscina me hace una llave de kárate y me echa la bronca. Y cuando manchamos mucho las toallas también, porque Alvaro utiliza la de la ducha como alfombra cuando se cae agua al suelo y yo el trapo de cocina para limpiar el chocolate derretido cuando hago galletas .

Kun Fu Panda come tranquilamente arroz en un tupper de helado , cuando Alvaro llega , tira el arroz en un plato y con una sonrisa de karateka sube las ochenta y siete escaleras con el tupper en la mano.

Nosotros nos quedamos fuera mirando a través del cristal .

Kung Fu Panda hace un trabajo muy fino. Levanta la cama, va sacando cojines y maletas de debajo. Lanzándolos al aire. Centrada sin titubear en su misión. Por fin se agacha rápidamente con el tupper y en un movimiento limpio la intenta atrapar. Pero no cabe. A la segunda lo logra. Le pone la tapa y sale con una gran sonrisa.

– Ajajaa . -sonríe triunfal. – Voy a soltarla en esa montaña. No la queremos matar .

– No , No, claro. – pero por favor! Si por el tamaño es como matar un ser humano!

Y así se acaba la historia de la tarántula tridimensional .
Yo por probabilidad se que no va a entrar ninguna más.

Además me han dicho que si nos las tocas no hay problema.

Lo malo es que la pises sin querer , o que se te suba por la pierna mientras duermes, y en eso de querer apartarla…..

20120403-102315.jpg

7 comentarios en “Una taràntula negra al lado de mis chanclas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s