vivir en el mar. Creìa que la Tierra no se movía.

No siempre estoy inspirada, por eso no escribo.
Hay una semana, cuando la luna, que Elena la escritora se acurruca a mi lado. Le da por contarme historias. Y yo escribo.

Ella es la de las palabras.
Yo soy la del viento , la que se encontró de pronto en el mar , la veleta .

Hoy veo dieciséis veleros durmiendo en frente de mi barco .
Colgué la primera vez que lo pisé una cinta de colores en la proa que se mueve y me recuerda a mi madre. Porque ella lo hizo a modo de cometa para Nahla . Y siempre lo llevamos .

He visto los barcos de vela mas grandes y más bonitos en esta isla. Antigüa.
Hay uno que es mi preferido. Parece una góndola. Es blanco. Tiene dos palos de madera y un toldo que acaba en pequeños semicírculos como si fuera un circo. Es tan bonito.

A veces empieza a llover. Esta mañana , mientras Alvaro nos registraba para dejar huellas, Nahla y yo esperamos en la calle bajo una lluvia suave de la que no había que esconderse. Es raro que llueva asi en el Caribe. Normalmente se inunda todo y es más como si cientos de pájaros vaciaran cubos de agua sobre el mundo. Pero esta mañana caía lento , gotas grandes , limpiándonos .

Dice Ana ,del Trotamar, “ ¿Cuando fue la última vez que nos duchamos?”
Sí, ¿Cuándo fue la última vez ?

Había una lagartija jugando con Nahla .

-Ía mamá, no susta . ( mira mamá , no se asusta )

Yo pensaba que vivir en un barco era estar bastante sol@. Y también pensaba que la tierra no se movía. Y que el pelo sin agua dulce se ensuciaba. Y que el agua de lluvia no se podía beber. Y no sabía que el viento empuja los barcos al fin del mundo y que viajar es gratis .
Creía que el pescado crudo era algo asqueroso. Que echaría tanto de menos a mi madre que querría volver . Que sería difícil hacer amig@s. Pensaba que l@s niñ@s necesitan juguetes y los mayores comprarse cosas.

También creía que los piratas dejaban tesoros enterrados en la arena, y resulta que los encontramos sobre ella. Por eso ésta tarde Luna volvió con cinco dólares al barco y su madre con una tortuga verde flotante para que Caribe pueda bañarse donde no se toca el fondo, y Laia jugó con la pistola de agua que tanto quería y nos llevamos una pelota y un plato rosa para las aceitunas de Nahla.

Cenamos un chocolaté caliente y de postre una tortilla de patata . Nadie madruga mañana para ir al cole ni para sentarse en una oficina. En ésta parte del mundo hay cuatro niñas que sólo juegan , y se quedan dormidas en una cama que flota, soñando .

Hoy estamos en Antigüa. Ayer en Guadalupe. Mañana no sabemos. Puede que echemos el ancla en otro sitio más bonito o puede que crucemos el Atlántico , aunque eso, como acaba en Europa , creo que lo dejaremos para más adelante.

10 comentarios en “vivir en el mar. Creìa que la Tierra no se movía.

  1. Maravilloso, siempre he querido ir a Antigua y ahora me has llevado.

    “Cenamos un chocolaté caliente y de postre una tortilla de patata… ¡¡qué bueno!! Yo suelo desayunar lentejas (me encantan frías por la mañana) y sentir que soy dueña de mi propio destino. No tengan miedo de Europa, pero sobre todo no olviden que el Atlántico tiene más costa en África.

    Y sobre todo recuerda siempre, que el mar… tu mar, va contigo… a veces será de agua y sal y otras veces… quien sabe.

  2. me haces llorar, se me meten dentro tus palabras y me lleno de emoción, mi pequeña tamia y yo estamos a punto de algo y aún no se de qué, pero esto no me gusta y tus palabras me ayudan, son preciosas, me pareces increible. mil besos desde galicia, te soplo un poquito para que se mueva tu barco hacia donde querais!

    • hola lili, gracias por venir conmigo en este viaje. me hace feliz que me leas y te lleguen mis palabras . no entendí que es lo que no te gusta . seguro que pronto descubrirás ese “algo”, y será algo precioso en un momento perfecto. siempre lo es . a mi me encantan los cambios, es lo que mas me gusta . míra los arboles, el mar .. siempre distintos. siempre precioso. te mando un abrazo muy grande.

      • hola bonita!! lo que no me gusta es mi rutina actual… tamia en la guardería, trabajo de 7 horas…echo de menos a mi pequeñita todo el tiempo!!, y además he vivido 1 año en la selva de ecuador… y también la echo de menos… yo amo los cambios… y todo cambia cuando tienes una polillita preciosa…pero parece que necesito más… tengo que acabar una tesis y después creo que cogeré una mochila y empezaré de costa rica hacia abajo… a encontrar lo que busco o a darme cuenta de que simplemente lo que necesito son cambios… y conectar desde lo más profundo con gente distinta!! por eso leerte me anima!!! muchos abrazotes!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s