Érase una vez un hombre al que quería mal y mucho

Nos queríamos tanto y tan mal que hicimos una obra de Teatro y la titulamos “ Don´t love me” .
Le conocí pero podría no haberle conocido. Porque llegaba tarde y no encontraba el cine donde se proyectaba su película.
En ella actuaba una amiga mía y mientras me tomaba un vino con él, me previno

-Cuidado, Elena.

Me abrió la puerta del taxi y estuvo a punto de caerse al suelo, o encima de mi.

-Hay cuatro millones de personas en Madrid, podemos no volver a vernos nunca.

-O te puedo dar mi teléfono y me llamas.

Acababa de escapar de la escuela de Teatro donde había pasado cinco años y en la que había entrado demasiado joven,aprendí a actuar sufriendo . Salí de allí como recién llegad@ al planeta . Tardé unos años más en quitarme las “corazzas” y descubrir que es mucho más sencillo, mucho más divertido y mucho menos importante .

Quería actuar en lo que fuera , conocer a la gente del cine , me hice amiga de un director gordito y a veces dormía con él por las noches . Tenía un coche diminuto en el que no se cómo cabía y una bañera llena de conchas blancas.

El primer mensaje que recibí de él fue el más largo que me escribió

– Me han dicho que te gusta más el cine de C.S. que el mio. Necesitas una reeducación urgente. ¿Café o té ? Hoy o mañana?

Me acompañó a casa andando y volvió volando .

Le habían seleccionado en un Festival de Cine pobre en la Habana. Fui con él. Bailamos salsa en un muelle poco iluminado, y una noche de luna hicimos el amor y pintó con mi sangre una linea en la pared.

Se había llevado un libro “ El amor dura tres años” , y más o menos eso fue lo que duró el nuestro.

Me enfermé de amor por él. Empecé a cumplir su sueño. Quería hacer una película grande . Hacerse famoso. Vivir del cine. Yo quería hacer Teatro y verle feliz.

Montamos una compañía y como la historia del primer montaje se desarrollaba en un salón nos inventamos “ teatro en el living” , Teatro a domicilio. La gente nos contrataba y le montábamos el show en casa. Fue muy divertido . Tener a la gente tan cerca.

Logró su sueño. Estuve con él . Sufriéndolo. Se envenenó de miedo y justo antes de empezar a rodar , nos dejamos. Y yo perdí mi primer papel.

Había encontrado un hombre que me quería mucho mejor . Que me hacía el amor con todo su amor y además me llevaba a la playa y me hacía reír.

Al despedirnos una tarde en una plaza de Madrid me agarró la mano, me arrancó un pendiente , y me robó un beso en la boca.

-Adiós .

Pero sólo fue otro final.

-Ya he cumplido mi sueño. Ahora voy a recuperarte Elena Alonso.

Amé a otros hombres a la vez . Hombres que me amaban y me daban el amor que me faltaba. Pero siempre vovía a cortarle la manzana al que me quería mal. Un día me dijo

-No vuelvas a ponerme una manzana amarilla en el desayuno.

Y me di cuenta de que no podía seguir así. Ofreciendo con miedo una manzana.

Además pisó a su gato por accidente pero le dió una patada del susto a propósito. Y me vi teniendo hij@s con él y vi todo lo que no quería vivir.

Y así perdí mi segundo papel en el cine español y el protagonista de la obra de Teatro que no llegué a estrenar.

-¿De qué habla la gente en los restaurantes ? Yo me aburro contigo.
-Como tú hay mil.
-Déjame trabajar.
-Se te está pasando el arroz.
-Una actriz a los treinta está acabada.
-No quiero tener hij@s . Quiero morir sin descendencia.
-Un día me ahorcaré en un árbol de mi pueblo.
-No sabes estar con la gente .
-No quiero verte todos los días.
-Nunca voy a vivir contigo.
-Nadie sabe quién es Elena Alonso.

Íbamos a fiestas, no me bajaba jamás de mis zapatos de tacón. Aunque nunca aprendí a andar bien con ellos. Dormí en una cama de plumas con cientos de almohadas . Lloré el día del estreno de su película, compartimos una felicidad finita llena de aplausos y luces apagadas. Recorrimos Madrid con su moto y entré a todos los cines a ver cuánta gente estába viendo su película. Puso mi nombre al final. A Elena.

Me gustaba porque era muy alto y tenía las piernas muy fuertes. Porque se ponía un anillo que le daba suerte . Porque quería mucho a su abuela. Tenía algo en los ojos. Era cómo miraba. Me ponía triste. Un gigante gruñón que no sabía hacerlo mejor. Me quería .

Mucho tiempo después encontré una carta llena de flores

“ Eres la mujer más fascinante que he conocido nunca… tengo miedo de que un día te canses de éste viejo y le abandones … nuestra diferencia de edad… haré una película para ti … te amo tanto… Si supieras lo increíble que me pareces… ”

Lloraba yo el día que le dejé . Y lloraba después él.

– Nos queremos ,no podemos separarnos.

– Sí, nos queremos, pero nos queremos mal.

Así acababa Don´t love me.

Y todo se quedaba a oscuras esperando los aplausos.

9 comentarios en “Érase una vez un hombre al que quería mal y mucho

  1. “-¿De qué habla la gente en los restaurantes ? Yo me aburro contigo.
    -Como tú hay mil.
    -Déjame trabajar.
    -Se te está pasando el arroz.
    -Una actriz a los treinta está acabada.
    -No quiero tener hij@s . Quiero morir sin descendencia.
    -Un día me ahorcaré en un árbol de mi pueblo.
    -No sabes estar con la gente .
    -No quiero verte todos los días.
    -Nunca voy a vivir contigo.
    -Nadie sabe quién es Elena Alonso.
    -No vuelvas a ponerme una manzana amarilla en el desayuno.”

    Sencillamente: ATERRADOR.

    “Mucho tiempo después encontré una carta llena de flores:

    “ Eres la mujer más fascinante que he conocido nunca… tengo miedo de que un día te canses de éste viejo y le abandones … nuestra diferencia de edad… haré una película para ti … te amo tanto… Si supieras lo increíble que me pareces… ”

    Aún más ATERRADOR si cabe…

    Lo siento, me sigue saltando el resorte, inevitablemente. Hasta el fin de los tiempos…

    Besos.

    • jajaja, tia, lo importante es que creencia había dentro de elena que creía merecer eso. y que le hizo elegir el mar y los patos de colores. a mi ya no me salta el resorte , de hecho he tenido que hacer un verdadero esfuerzo para recordar las frases monstruosas, porque me quedé con lo bello. que también lo había.
      🙂

  2. Elena, no había leído esta entrada… no se donde estaría yo el 13 de mayo. Es triste la historia, pero en realidad es el final es magnifico, por que hay final. Supongo que a veces la realidad cercana nos impide VER, y la vida se vuelve como un vuelo entre tules, donde ves y no ves, o más bien, donde uno se engaña diciéndose que no puede estar engañándose por que a fin de cuentas una es una persona inteligente.

    Es posible que una actriz a los 30 este acabada para el cine o el teatro a lo grande. Yo no lo se por que todo lo que hago es pequeño, pequeñisimo… y en lo pequeño todo es posible y no hay limites… tanto es así que yo comencé mi carrera artística a los 30, después de haber arruinado mi vida de persona normal.

    Desde luego tu carrera de escritora esta comenzando… si es que las escritoras corren.

  3. “Que me hacía el amor con todo su amor” esa es la manera buena.
    Has aprendido mucho en las academias y en la vida.
    A veces los cursos te enseñan justo lo que no hay que hacer, quizá deberían pagarle a uno por recibirlos. Enseñanza al descarte le llamaría yo ahora: “esto no hagas, esto tampoco, esto ni se te ocurra…”
    Me das envidia cuando dices que recuerdas solo lo hermoso de aquella relación, a mí me cuesta más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s