vivir en el mar . Mucha lluvia y pocos peces.

Llegaron una tarde de Mayo. El Caribe decidió darles la bienvenida a su manera, en forma de chaparrón sin escapatoria sobre la lanchita auxiliar que nos lleva al Jumanji.
Recuerdo sus caras de sorpresa y sus cuerpos empapados, los brazos de Flor protegiendo y dando calor a su cachorrito. Sus colores.

Nada más subir empezaron a trabajar, tendiendo la ropa mojada, colgando las mochilas, sacando lo que se podía romper con el agua.

El mar no tiene consideración con nadie. Hace lo que tiene que hacer . Se mueve , constantemente cambia .

Pasamos anclados un día por esperar a que aterrizaran . Lo mejor de Deshaies es la patiserie al final del muelle. Todas las mañanas Alvaro , que amanece cuando amanece, me trae un “pain ou chocolat” y pan para desayunar.

A los dos días y después de la primera travesía , con olas y mucho viento, nos quedó claro que la nueva tripulanta se marea .

Pobre Florecilla, andaba sin encontrarse por el barco. Cada vez más perdida de si misma y más impotente .

Nos sentamos una mañana a su lado el capitán y yo.

-Te queremos como eres. No estás estropeando nada. No tienes que hacer nada.
-Me siento inútil.
-No eres inútil, estás mareada.
-No me encuentro en el mar. Toco la tierra y me cambia la voz.
-Y te cambia la cara , es verdad . Pero hay que perderse para encontrarse.
-No puedo.
-Si no puedes nos quedamos anclados cerca de tierra. Te buscamos una casa. No tenemos que llegar a ningún sitio. Queremos estar contigo.
-Creo que con estas pastillas me voy a encontrar mejor.
-Creo que te vas a encontrar mejor.
-Intentémoslo un poco más.

Como le gustan los pueblitos y la gente navegamos hasta Les Saintes, una preciosidad de isla entre enormes montañas.

Preparó con infinito esfuerzo el desayuno .
Es una valiente disfrazada .

Esta noche , después de cenar, se animó a probar lo de ducharse con agua de mar recogiendo cubos desde la popa. Fue tan divertido.

-Me apetece hacerlo desnuda. No miren.

Nada más empezar , ya sin ropa , nos gritó

-Che, qué había en este cubo??? Noté algo!

Era todo el pescado que había sobrado después de limpiarlo.

En el Caribe francés la gente está triste . Arrastran un pasado terrible . Y se les nota por lo antipáticos que son y por lo que les cuesta reirse.

Alvaro y yo ya lo sabíamos y hacíamos la compra en Leader Price comiendonos con Nahla un plátano a escondidas, sabiendo q en cualquier momento llamarían a la policía.
Pero la familia Telerín no lo sabía. Y se creían de pronto que estában en cualquier Carrefour de España. A si que abrieron un paquete de panchitos , le dieron un yogur al niño, y osaron entrar a la tienda sin camiseta .

No se cómo salimos de alli sin esposas , con las tetas fuera , y dos niños en pelotas.

Es un regalo estar compartiendo esto con ell@s. Es un regalo vivir en comunidad sobre el mar. La comida cambia todos los días de sabor. Como ayudamos tod@s , trabajamos menos. Flor y yo hablamos, hablamos , hablamos, cambiamos el mundo.

Alvaro y Mauri se convierten en niños todas las noches riendo sin parar antes de dormir.

Nahla y Auki aprenden que no todo acababa en mamá y en papá , sino que hay otras formas de amar, de ser. Se despegan de la familia nuclear . Lo absorven todo de tod@s y se expanden.

Hasta de los sabores agridulces estamos aprendiendo a reirnos.

Hoy me tomé un té de menta con Flor y un pastelito de pistacho. Quería enseñarle el pueblo desde arriba, ver pasar la gente .
Pedí dos. Pero nos dejaron la jarra entera.

Al cobrarnos, aunque había sido fallo de la dueña del lugar , nos la cobró.
No reaccionamos y le dimos el dinero.

-Nos llevamos los vasos? La lámpara?

Ya en la cama seguía pensándolo y se lo dije a Alvaro

-Creo que mañana voy a ir a decirle algo.
-Cuánto os ha cobrado?
-Diez euros
-Cuántas veces os habéis llenado el vaso?
-Cinco cada una. Al ver que se había olvidado la jarra empezamos a beber deprisa, no fuera que volviera y se la llevara. Cuando le pagamos aún quedaba té dentro , a si que , como había salido tan caro, seguimos bebiendo . A lo mejor fueron más de cinco.
-Y os ha cobrado diez euros , pues os ha salido barato. Pero cómo se puede beber tanto té en quince minutos?

Me voy a dormir. Mañana nos vamos . Nos espera Dominica y la rasta people. One love.

20120527-203934.jpg

4 comentarios en “vivir en el mar . Mucha lluvia y pocos peces.

  1. gracias familia, gracias amor y amorcito, estoy viviendo una hermosa aventura!! y estoy aprendiendo tantas cosas, esto es mágico!! ele, como siempre tus relatos son únicos!! escribe un libro, anda yaaaa!! te quiero hermosa!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s