caracol y la mujer enamorada de caracol

Había una vez un caracol que se mojaba de lluvia en una noche de asfalto de una ciudad con puerto.

Me dabas la mano con un puñado de estrellas escondido en ella.
Te creías que no me daba cuenta, tonto, si se te escapan entre los dedos y caminabas dejando un rastro de brillo azul.

Me habías invitado a un helado de chocolate y tú te habías convertido en medio litro de limón, porque es tu favorito y luego , vuelto de mar, sólo te quedaría el recuerdo en la boca.

Cerca de tu casa se nos cruzó un caracol. Caracol ,caracol, saca los cuernos al sol . Y le salvamos la vida y le cambiamos el cuento.

No me viste cuando lo puse suave sobre mi chaqueta marrón. Y lo llevé así cientos de pasos de la carretera al jardín de tu casa.

Arrastraba su cuerpo de babas, caracol ,sobre mi espalda, dejando un hilo de amor sobre mi al buscarse. Nunca habías caminado al lado de una mujer enamorada de un caracol. Llovía y nos escondíamos de los tejados , no fuera a ser que se nos escapara una gota de cielo.

Me soltaste la mano. Y extendiste al llegar las estrellas por el suelo para iluminar su nueva casa.

Pero yo me lo quería quedar para siempre. Así que le bese en la boca. Cogí a caracol con los dedos y lo puse en una hoja. Las varitas mágicas de sus ojos se replegaron por un soplo de labios , que eran viento. Besé a caracol en la boca.

Y salió volando.

20130125-140146.jpg

la foto es un regalo de mylton marcos, penúltimo pajarraco encontrado en vuelo

4 comentarios en “caracol y la mujer enamorada de caracol

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s