miedo a l@s niñ@s

Hemos vuelto a las crianzas respetuosas, a la maternidades conscientes , hemos reconvertido el cuerpo en hábitat y alimento. Habíamos pasado tanto tiempo criando como serpientes , que ahora, mamíferas de nuevo, a veces nos perdemos.

Estamos llen@s de heridas de la infancia.

No nos criaron en el respeto, éramos niñ@s y éramos tont@s.

Ahora como madres y padres, nos pasamos la vida “validando”, validando sus emociones, validando sus gustos, sus ritmos, les escuchamos y tratamos de cumplir sus deseos siempre.

Cuando éramos niñ@s no aprendimos a respetarnos, aprendimos a obedecer. Y ahora confundimos crianza respetuosa con falta de respeto a nosotr@s mism@s.

Porque ell@s necesitan guías, no esclavas. Necesitan que les mostremos quién es la reina de la manada. Porque sin guía maduran desorientad@s bajo una responsabilidad que no les corresponde, no pueden decidir siempre, necesitan saber qué le pasa al otr@ con su necesidad también.

Cómo vamos a enseñarles a respetarse si no sabemos respetarnos a nosotr@s mism@s?

Hemos pasado de tener miedo del padre y de la madre a tener miedo de l@s niñ@s.

Crecen sin conocer los límites de la gente que les rodea.

LÍMITE , he dicho LÍMITE! la palabra prohibida.

Pongamos un ejemplo. Planteemos un tema al azar, L@S NIÑ@S QUE PEGAN.

Tengo una hija que está dentro del grupo de l@s niñ@s que a veces reciben la agresión. Tiene tres años, cuando empezó a suceder, yo me la llevaba a un lado, le consolaba, le daba la teta y esperaba con ella en brazos que se le pasara. No decía nada. La otra madre, mientras,tenía un largo monólogo con su hij@ donde, mientras el/la niñ@ seguía jugando, validaba su emoción al pegar y trataba de encontrar el motivo , indagando a la vez en ella misma.
Un día mi alma me dijo ” ¡Se acabó !” Y empecé a validar mis emociones (anda mira, esto me suena) a ser sincera con el/la niñ@ que pega y a mostrarle a mi cachorra cómo defenderse.

Tuve la necesidad de parar al niñ@ violent@, porque lo haría con cualquier adult@ que pegara a alguien a quien quiero.

¿Por qué si mi reacción ante una persona que pega a mi madre, a mi pareja, a mi abuelo, a mi vecin@, sería claramente defenderles, tengo que hacer una cosa distinta ante un niñ@ solo porque es un niñ@?

¿¿Puedo defender a mi madre que tiene 50 años pero no debo defender a mi hija porque tiene tres??

¿En qué momento esto nos pareció coherente?

Ayer el viento desató un mar furioso de tierra que removió las almas y enturbió los corazones de las gentes de la isla.

Fuimos la cachorrita y yo a un cumpleaños , una piscina de bolas de colores, un tobogán rojo. Bien . Todo bien. Entonces entró en el parquecito un niño violento. Pasó al lado de mi hija y le dió un puñetazo. Porque sí. Porque es un niño que en éste momento tiene un problema que no me importa y que es violento.

Salté la valla , me metí con zapatos en la piscina de bolas , agarré al niño por el brazo y le dije

” No voy a consentir que le vuelvas a pegar. No le vas a volver a hacer daño porque es mi hija y no te lo permito. Estás viendo lo que hace mamá ? – le dije a mi hija- Defiéndete si te pegan. ”

Le grité. Estábamos en uno de esos parques infantiles llenos de ruido. Su madre , desorbitada , empezó a gritarme desde fuera

” Lo gestiono yo!!! Esto lo gestiono yo!! Tú no le digas nada ,pelotuda!! ”

Y seguimos gritándonos un rato fuera con l@s niñ@s en brazos.

Por qué intervengo? Por dos razones.

Una ,soy respetuosa conmigo : Me duele que peguen a mi hija. Me cabrea y como valido mi emoción, hago lo que necesito hacer.

Dos, soy respetuosa con mi hija : Ha sido agredida . Necesito mostrarle cómo se tiene que defender. Le hago ver que no es una cosa normal, que cabrea a mamá. Mamá loba necesita enseñarle cómo sacar los dientes, porque mi cachorrita, por si misma , no lo hace.

Las madres de crianza respetuosa se ponen tensas conmigo por este tema. Se supone que lo que yo debería hacer es callarme y consolar a mi hija.

Y yo, ahora por escrito, os digo, que no lo voy a hacer. Que igual que no siempre intervengo en los conflictos no físicos y espero que ellas lo resuelvan, lo mismo haré con la agresión. Cuando sienta que la leoncita se puede defender sola, la dejaré . Cuando sienta que no, intervendré.

Mi intervención será mas o menos la misma , es una frase muy clara que diré , no después , sino en ese mismo momento con mi hija en brazos llorando

” No consiento que le vuelvas a pegar. Soy su madre y no te lo voy a permitir. ”

Dicen que de esta manera no le doy el espacio a ella para aprender a defenderse sola. Me parece muy bien. Si pegan a tu abuela te aplicas esta teoría.

Yo voy a seguir actuando con l@s niñ@s como si no fueran tont@s. Voy a seguir diciéndoles lo que me molesta cuando me moleste. Voy a seguir atendiendo mis necesidades. Y siendo sincera con quien sea, tenga la edad que tenga.

Y sobre todo , voy a seguir defendiendo a mi cachorrita cuando lo necesite . Nada más. La terapia se la hacemos cada una en casa. Pero no me pidas que me calle, no me pidas que contenga y calme y me muerda la lengua, porque no es eso lo que quiero mostrarle a mi hija, porque quiero que vea mi enfado cuando estoy enfadada, porque igual que tú validas a tu hij@, yo me valido a mi misma, porque mi alma me dice que mi criatura lo necesita y porque me da la gana.

Criar con respeto, para mi, no es nada si no empieza por el respeto a nosotras mismas. Si no me permito decirle NO a mi hij@ no va a entender lo que es cuidarse. Si no le digo lo que siento, lo que me molesta , lo que no quiero , lo que no me apetece, crecerá con un robot , no con una madre.
Porque tan malo es decir a todo que no , como a todo que sí. Y sobre todo , están en el mundo, relacionándose ya con l@s otr@s, que tienen reacciones , que tienen el derecho a decirles lo que sienten. Merecen ser tratad@s como personas, no como niñ@s. Están preparad@s. Necesitan eso. Lo dulce y lo amargo, la luz y la sombra.

20130211-194904.jpg

33 comentarios en “miedo a l@s niñ@s

  1. yo también te apoyo! Y mi hijito de 1 año y medio alguna vez me ha mordido o ha mordido algun otro niño. Yo sé que esta experimentando, pero también sé que duele a quien muerde. Y le digo que no, que no se muerde a otra persona porque duele. No lo hace mas. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Creo que los niños necesitan que les digamos los límites que hay con el cuerpo del otro por ejemplo y creo también que tiene que ser con claridad, sin vueltas, sin psicología, que a mi entender casi siempre, complica mas que ayuda. Gracias Elena, adoro leerte.

  2. me encanta leerte sabes?. te descubri ayer creo ajajaj. y me la pase leyendote.
    de hecho me apunte varios libros q recomiendas leer.
    concuerdo lo que tu dices.
    el respeto empieza por uno mismo y solo con la accion lo demas lo aprenden.
    la frase esta perfecta. “No consiento que le vuelvas a pegar. Soy su madre y no te lo voy a permitir. ”

    es dificil criar a un ser humano. “Merecen ser tratad@s como personas, no como niñ@s”
    tenemos que entender q esos pequeños seres no son ingenuos, de hecho tienen capacidades de genios que nosotros hemos perdido por ir al colegio.
    son pequeñas personas.
    te apoyo mujer!!!!!
    gracias!!
    te lindo diaa!

  3. Mi queridísima Elena. Esta vez lo que me contas me deja sabor amargo. Estoy de acuerdo con que nos esta costando encontrar el equilibrio en esto de la crianza respetuosa. Pero lo que hiciste me resulta violento. Y no es lo mismo atacar a un adulto que a un niño. Un niño siempre es víctima. Siempre será el eslabón débil de esta sociedad. Ellos nunca inician la violencia. Imagina como debe ser maltratado este niño que no dudo ni un segundo en maltratar a tu niña (a quien considero más débil) No te suena esto a patriarcado puro? Poder, sometimiento. Tu abusaste de tu poder. A mi criterio eso le enseñaste a tu niña ese día. Se lo que sentiste porque lo he vivido. Pero como adultos tenemos que demostrar que las cosas se pueden solucionar de otra manera. Me ha pasado miles de veces y con esos niños basta con hablarles muy clarito. Ejemplo: no se pega! Porque le pegas? No lo hagas más por favor. Me ha pasado que esos mismos niños que sólo están desesperados de amor y mirada me terminan pidiendo que los mire al hacer alguna pirueta. Mientras claro sus madres ni se enteran. Has leído a Alice Miller. Ella habla de los testigos cómplices. Creo que los niños son de todos. La violencia la acabamos en la infancia cuando en ella marcamos la diferencia. Perdiste la oportunidad de hacer la diferencia en la vida de ese niño que seguro esta poblada de ausencias (que es violencia también) tal vez la prixima vez puedas desplegar un poco de esa creatividad y alas y amor que se que tienes y hacer la diferencia. Es difícil, lo se, espero que no te sientas juzgada por mi. Se qué es fácil caer en el juego patriarcal de dominación y poder. Un abrazo fuerte!!!! Con mucho cariño!!!!!

    • hola estefanía,
      quería contestarte tranquila.
      me es imposible ahora ponerme en la situación del otro día, de hecho , no se si reaccionaría igual.
      la opinión que yo tengo ante estas situaciones, es reaccionar con lxs niñxs desde la sinceridad. si me cabrea lo que hace, me cabreo. no lo tapo. porque con mi cachorra en brazos es eso lo que le estoy enseñando. yo no tengo por qué hacer terapia a lxs niñxs que agreden, eso les toca hacerlo en casa a su mama y a su papá.
      yo reacciono.
      no fui violenta. fui firme. le agarre del brazo para que me mirara y para marcarle un límite. le agarré, no le apreté ni nada por el estilo.

      es un tema delicado . lo se.

      pero es que yo estoy un poco harta de las buenas caras que hay que poner siempre en nombre de la crianza respetuosa. lo mejor es enseñarle a nahla que no hay nada de qué defenderse, que todxs somos buenxs, lo se , pero en el momento que es agredida porque sí, como esta vez, que le vino de repente , absolutamente indefensa, a mi me sale una reacción visceral que siento que me tengo que autorizar a expresar.

      es una frase.
      luego , me voy.

      además, ante una agresión de adulta, yo quiero que nahla sepa que hay que pararla, no consentirla. ni hacer terapia. si te agreden , te posicionas , y te vas.

      estefanía, te mando un abrazo inmenso. gracias por dar tu punto de vista , que es tuyo y es sagrado.

      estoy aprendiendo, dentro de unos años, o de unos minutos, seguro que pienso otra cosa. 🙂

  4. Hola Elena, estoy de acuerdo contigo en que no hay que ser hipócritas y decir lo que sentimos, y que decirlo es respetarse una misma, respetar al niño agredido y muchas veces incluso, respetar a la madre que reprende al niño que agredió y es “desacreditada” por comentarios hipócritas del estilo “pero si no fue nada” cuando todos sabemos que si fue….

    Pero también creo que hay que tener mucho, muchísimo cuidado de no caer con todo el peso de nuestra infancia desamparada sobre el pobre niño que agrede, finalmente es un niño. Si un adulto golpea a mi abuela lo cago a palos, pero si es un niño el que lo hace le digo firmemente que eso no le gusta a mi abuela ni a mí, y le pregunto si a él le gusta, que nos hace daño, que quisiéramos poder ser amigos con él, y a continuación le propongo un juego, un espacio donde intercambiar…. si las agresiones son reiteradas, me alejo con mi hijo a cuestas y ya; pero no estoy de acuerdo en tratar de igual forma a un niño que a un adulto. Es nuestro desafío también poder poner un límite sin hacer un escándalo no?? a mí me cuesta horrores…

    Personalmente tengo un recuerdo de niña muy nítido: Mi abuela montaba un verdadero escándalo cada vez que creía que a mí me había agredido de alguna manera, y yo moría de la vergüenza. Hoy puedo poner otras palabras a ese sentimiento: Nuestra mente es retorcida y son increíbles los caminos que hace el ego para no ceder protagonismo, mi abuela en esa aparente defensa a ultranza terminaba corriendo del “centro de la escena” del niño que agredía y de mí misma para terminar siendo “el centro” de situación, la protagonista, todos terminaban hablando de ella, y lo demás terminaba desdibujado…. para pensar no?

    Por último, tal vez estaría bueno hablar con Nahla y preguntarle y hablar sobre lo que siente ella y sobre que puede aprender de estos hechos; a mí me atormentaba que mi hijo siempre quería que viniera a jugar a casa un nene que yo consideraba muy violento, llegué a preguntarme si mi hijo no sería una especie de “masoquista” porque él no se defendía casi con nadie, casi de nada…. hace poco me sorprendió ver como comenzaba a defenderse “muy bien” de los nenes que le arrebataban cosas o querían colarse en el tobogán, mirando un poco más detenidamente reconocí algunas “tácticas” de este nene violento, y para colmo dejó de pedir por él…. ahora creo que lo que el hizo fue una especie de “capacitación” en defensa personal je, y que también estuvo buena esa experiencia, y que el no lo vivió con el mismo sentimiento que yo, que yo lo viví desde mi infancia profundamente desamparada y él desde su infancia un poco menos desamparada 🙂 ….

    Un beso enorme Elena, son hermosos todos tus relatos ❤

    • hola marina, que bella mujer eres,
      me gusta lo que escribes, me hace pensar,
      no estoy de acuerdo en que si un niño agrede a nahla reiteradamente lo mejor sea irnos. yo necesito marcarle al niño que eso no me gusta y que no se lo voy a permitir. le enseño a nahla cómo lo hago yo. si la siento preparada la proxima vez le dejare defenderse sola. en esta situacion no era posible. por eso intervine.

      es un tema especialmente tenso.

      por ahora yo necesito autorizarme a decirle al niñx violento que no se lo voy a consentir más. me dan igual sus razones para pegar. no son mi asunto.

      lo que necesito hacer en esos casos es decir esa frase. es una frase. luego me voy.

      estoy de acuerdo en que montar una escena no es adecuado. y no hace falta.

      yo digo la frase y me voy .

      bueno, veremos cómo vamos evolucionando en ésto también.

      un abrazo inmenso marina. gracias por estar.

      • Que bellas y sabias somos, cuando nos lo permitimos…..
        Ya econtrarás el camino, por donde y hasta donde….
        ya lo encontraremos, cada una el suyo 🙂

  5. Pues yo me quede decepcionada, me gusta tu valentia para hablar sin tapujos a otros adultos, para abrirles los ojos, pero que toques a un nino que no es tuyo me da pena y ahora me das miedo, tambien yo fui nina y alguna vez alguien hizo menos que agarrarme del brazo y hasta ahora lo recuerdo. Adios y buena suerte.

    • hola margarita.
      no hice daño a nadie. solo le dije una frase bien seria.
      es normal no estar de acuerdo en esto ni en nada.
      no necesito que lo estés. es asunto tuyo entenderte , y mío entenderme.
      te mando un abrazo .

  6. Elena, me encantan tus relatos. Siempre a tiempo, exacto, a tono con lo que nos pasa, con nuestros sentires, con nuestros espíritus, con la crianza, con nosotr@s mism@s. Y eso que nos separa un océano! Pero es hay que una energía, un inconsciente colectivo que nos une, a tod@s.
    Es muy importante que sepamos equilibrar, entre el fuerte deseo que nuestr@s hij@s se desarrollen bien, sanamente, y nuestra salud! No dejarnos en el intento!
    Es muy importante para ell@s. Si queremos hacer bien el trabajo, y cambiar las cosas, tenemos que ser coherentes, verdaderos.
    No dejes de escribir Elena, tu intuición no falla! Y ayuda.

  7. Los límites son universales… en mi caso, a veces pasa que mi hija agrede a su amiguita, y su mamá la primera vez me miró como pidiendo autorización y yo se la dí, de limitar a mi hija. Le explicó que eso no se hacía. Y eso lo hacemos entre nosotras con nuestras hijas.
    De hecho, cuando Ema hace algo que no debe hacer, yo la agarro, le pido que me mire a la cara (eso lo aprendí de otra mamá preciosa que conocí en una ronda de la luna llena en lo de mi amiga Yemile) le explico que eso no, que es peligroso, y muchas veces miro alrededor y digo “no es cierto que esto no se hace?” para que el adulto que está cerca me diga “claro, eso no se hace porque es peligroso”. (Aclaro que mi nena tiene 1 año y 8 meses.) De esta manera ella ve que es algo en lo que todos estamos deacuerdo…. que ES así. Y la ayuda a tener las cosas más claras! Lo veo en su mirada! Y sigue jugando feliz.

    • Yo creo Estefanía que acá no se trata de validar nuestros sentimientos y reaccionar en contra de los demás. Acá estamos hablando de dar el ejemplo a nuestros hijos. De enseñar a nuestros hijos e hijas a defenderse. Que vean en nosotros una reacción, como es debido, y en su momento… NO LA INACCIÓN que tanto tiempo nos invadió como sociedad. Eso debe terminar. Debemos enseñarles hacerse respetar en un mundo imperfecto del que formamos parte.
      Yo no me quedaría tranquila de otra manera. Y eso mi hija lo percibiría, y eso es un muy mal ejemplo.

  8. Perdon que vuelvo a escribir! Pero es que me haz dejado pensando y mucho. Y me acorde de una frase. “El enojo absorbe inteligencia”. Creo que esta muy bien validar nuestros sentimientos. Esto significa reconocerlo, nombrarlo, permitirnos sentirlo sin culpa ni pena, elaborarlo saludablemente para luego darles salida. Pero validar nuestrs sentiments no significa reaccionar en contra del otro. Porque si es así todos tienen derecho a hacerlo. Por ejemplo el sentimiento que llevo al niño a pegar a tu niña. Y asi cada uno reaccionara en contra del otro en función de la vulnerabilidad del otro. Tu no podrias tomar del brazo a alguien que dove tu tamaño por ejemplo.
    Este es un tema muy interesante e importante. Espero que mas personas comenten! Y estoy ansiosa por leer tus reflexiones de lo que aqui te escribimos! Cariños!

    • Yo creo Estefanía que acá no se trata de validar nuestros sentimientos y reaccionar en contra de los demás. Acá estamos hablando de dar el ejemplo a nuestros hijos. De enseñar a nuestros hijos e hijas a defenderse. Que vean en nosotros una reacción, como es debido, y en su momento… NO LA INACCIÓN que tanto tiempo nos invadió como sociedad. Eso debe terminar. Debemos enseñarles hacerse respetar en un mundo imperfecto del que formamos parte.
      Yo no me quedaría tranquila de otra manera. Y eso mi hija lo percibiría, y eso es un muy mal ejemplo.

      • Claro. Estoy muy de acuerdo en eso de la NO INACCIÓN. Pensamos lo mismo entonces en cuanto al fin. En lo que diferimos es en el medio como llevar a cabo ese fin. En mi primer comentario comento con ejemplos y lo hago por experiencia propia. ACCIONO, siempre que vea que alguien violenta a mi hija. Pero nunca con violencia. Porque eso perpetua la cadena de violencia tan característica del patriarcado. Si justificamos muestra violencia el otro hará lo mismo con el mismo derecho. Y así estsmos en un mundo lleno de guerras de lucha poder. Claro que enseño a mi hija a defenderse, y a cuidarse, con el ejemplo. Yo no quisiera ver nunca que mi hija le pegue a otro niño. Nunca he tenido que enseñarle que hacer. Pero la observo en el parque y me llena de orgullo. No se deja avasallar. Tampoco entra en luchas de poder. Si un niño viene todo bruto y quiere tirarse x el tobogán primero. Ella se corre para no ser atropellada y se tira después. Sabe esperar. No entro en la lucha de poder. Y ella no perdió nada. Disfruto del tobogán. Si no la dejan tirarse x son muchos a veces más grandes los niños se los hace notar con sus palabras y gestos y a demás me lo hace notar a mi que necesita un poco de ayuda. En general basta con con que me acerque y les haga notar a esos niños con vos firme lo que esta pasando. Ni se me ocurriría tomar a un chico del brazo. No dirigirme a el amenazantemente. Porque se que esos niños no tienen la culpa. Ni las herramientas para mejorar. Dependen de los adultos que pasen por sus vidas. Si son violentos ya sabemos que es porque son violentados en su núcleo familiar. Si además cada adulto que se cruzan también lo violenta, bueno ya conocemos el resultado de eso. Cuando la violencia es entre adultos es muy distinto. Como adultos ya podemos elegir y decidir desde otro lugar. La no dependencia. No dependemos ni necesitamos de nadie. Por lo cual podemos entender la violencia entre adultos pero de ninguna manera tolerarla. Mientras escribo esto pienso en Alice Miller. No se sí todos la conocen aquí. Recomiendo mucho sus libros. Saludos! Y sólo quiero aclarar que no quiero que nadie se sienta atacado ni ofendido, esta es sólo mi opinión.

    • pero estefanía, tomar del brazo no es violento. es tomar del brazo. como si le diera la mano. quería que me prestara atención.
      estoy de acuerdo en que no debemos reaccionar pegando cuando tenemos ganas. debemos posicionarnos. yo me posicioné. ya está. sin agredir . marqué un límite claro a un niño porque necesitaba hacerlo.

  9. No se, me hace ruido… es un tema que me inquieta mucho, Alma todavía es pequeña pero no falta mucho para que empiecen estos encuentros y no se como actuaré… pero cuando te leía sentí ruido… te sentí violenta y siento que es mas de lo mismo… pero no te juzgo, no se como voy a actuar cuando me pase a mi… ahora que cada tanto recibe un manotazo o empujón de otrx niñx de su edad y me mira con puchero como preguntándome por qué solo puedo verbalizar que no se pega, que no nos tratamos asi y abrazarla para contenerla…. ya te contaré cuando sea mas grande…. abrazo Ele!

  10. absolutamente de acuerdo con que hay que manifestar rechazo, no violentamente, pero si tajantemente un abuso, y si leo bien, fue un niño (supongode la misma edad) qué le pega un punetazo… es un abuso y me parece necesario hacer ver tanto al niño como a tu hija y a los demás adultos que eso, no se puede permitir. Ese niño a pesar de su situación personal tiene que saber que si comete un abuso habra alguien que lo limite, qué se lo impida, creo que es casi más importante el mensaje a ese niño que a tu hija. A ella, saber que no debe permitir ese abuso y tb que hay un adulto que vela por su seguridad… claro está que no hablamos de riñas entre niños pues en ese caso no entraría, esperaría que fuera ella que acudiera …

  11. Yo creo firmemente que, asi como nos dicen que debemos “predicar con el ejemplo”, debemos mostrarnos seguras de nuestras acciones y enseñarles, con el ejemplo, a nuestros peques el cómo desenvolverse en este mundo. Dicen que aprendemos por imitación, por nuestro entorno, por lo que vemos de nuestras familias. Si somos pasivos ante una vulneración, validamos dicha conducta negativa. Si callamos ¿otorgamos? El mundo de los niños hoy es mucho más movido, más violento quizas. Asi como dicen que los niños violentos pues deben tener un problema, una carencia, una falta de algo… En general todos los peques, tarde o temprano, estan desamparados, y qué peor que sentirse desamparados porque mamá estabdo allí, calla, omite…

    Creo que todo el entorno debe mostrarle al niñ@ que esta bien devolver el golpe, que esta bien hacerse valer, esta bien decir no, decir basta, expresar su molestia de alguna forma. Lo que es inaceptable es que validemos la pasividad, la inacción, pues al mismo tiempo validamos al agresor y nace el miedo, el temor a ciertas situaciones. Devolver el golpe no lo hará un niño malcriado o que hace bullying, sólo lo hará un niño que se hace respetar, que se valida como persona. Estamos criando los hombres y mujeres de mañana… Saludos.

  12. Me encanta.. eso me suena mas a maternidad consciente. Lo que por instinto y amor nos nace . No lo que viene a la mente que ” hay que hacer” despues de tres articulos de parentalidad y dos sesiones con psicologo y mira que soy maestra y psicologa … pero tambien madre de dos cachorras y el instinto pesa mas ahora . Un abrazo Elena , mil gracias por el video que mandaron con Arcelia . Besos de mi manada desde Vallarta .. Iza Jade y Luna

  13. Hola! Me genera una pregunta: “¿Estamos de acuerdo con que otros pongan límites a lxs hijxs? Por aquí, esto sucede a diario: Vemos que algún niñx agrede, se desquita, maltrata, escupe, pega, compite por un juguete, enseña un cuchillo a otro y le dice con la otra mano “cosas”… Muchas de estas situaciones suceden mientras lxs cuidadores no los ven… No porque no estén ahí en presencia. Creo que las infancias serían de otra manera si todxs pudiéramos ser cuidadores de todxs lxs niñxs del universo. El miedo a retarlos, a llamarles la atención, a mostrarles que hay peligros, o retarlos de la misma manera siempre, con una sonrisa no haciendo la diferencia entre alegría, enojo, tristeza. Ha habido casos muy serios de mujeres madres que van a la escuela a cuestionar sanciones y violentan docentes o compañerxs del hijx al que “defienden”. Este es un tema a ser muy debatido y todxs estamos implicadxs. Gracias! Saludos desde Argentina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s