Nadie nos pertenece

Nuestr@s hij@s llevan consigo su propia historia. Siento que mi función como madre es la de estar disponible siempre, la de acompañar cuando lo deseen, siempre que lo deseen. Y saber retirarme a tiempo. Permitir el despliegue de todo su potencial. Esa es mi responsabilidad. La más grande, la de amar con el vientre y no interferir.

Por primera vez entiendo también que el amor de pareja es sagrado, que en él vive mi vida, es mi alimento. Y que no se puede confundir con el amor hacia l@s hij@s.

En la pareja doy. Y me dan.
Y como madre doy , y mis hij@s, toman.

” Yo soy la madre, yo doy , tú tomas.”
” Yo soy tu compañera, yo doy, tú me das ”

Es un amor distinto. Uno es un amor de estar y de apartarse.
Y en el otro estoy, y me quedo. Elijo el árbol del que tomar alimento. Soy responsable de mí , de si me ayuda a crecer o no.

Mi vida es la expresión de la tierra y del cielo en mi.

La vida de mis hij@s es su propia expresión.

Nadie nos pertenece. Y quienes menos nos pertenecen, son nuestr@s hij@s.

20131115-064322.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s