Déjame donde todo empieza

Déjame sin nada y entonces te diré qué quiero.

Quítame el aire y deja que adivine las razones para respirar.

Dámelo todo y después olvídate de mí para que yo me busque por todas las orillas del mundo.

Déjame donde todo empieza
Donde conviven sin tiempo la viva con la muerta

Déjame quedarme un rato así

a solas,
sin mí.

Deja que recuerde lo que fue nacer

Y nacer

Olvidame de lo viejo
Olvidame de la búsqueda pesada
De la frustración
Y del aplauso

Olvidame de todo

Olvidame de mí
Que no recuerde nada

Deja tan solo la puerta un poco abierta

Que pueda ver el bosque
el río, las rocas
y el campo de flores

Deja que me adivine acostada allí
Que pueda olerlo

Para que no me de miedo
Para que me digan por dónde

Deja que me pierda

Que estoy cansada

Que ya no me quedan pistas

Que he empezado a llover

Quítamelo todo
Déjame en otra

Te devuelvo las llaves de todas las puertas

Ya no necesito tampoco las alas

Te espero de noche
para que me susurres bajito, como en un cuento,
cómo construir

con el aire

un castillo.

20131218-134555.jpg

2 comentarios en “Déjame donde todo empieza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s