No me hace ni puta gracia

20140728-123008-45008990.jpg

No me río porque no me hace gracia. O sí.

¿Os sabéis el cuento ese de una que dice útero y luego otra lo repite y la primera se enfada porque la única que podía decir útero era ella? Es que nos estamos despertando, ¿sabéis? Pero las mujeres nos seguimos odiando. Y a mí me hace mucha gracia que las mismas que dedican su vida a ayudar a otras, que intentan que recordemos lo que era eso de ser una mujer, de parir con placer, de amamantar, … que esas mujeres se conviertan en flechas envenenadas cuando alguna de las “suyas” decide emprender el mismo camino.

¿Sabéis lo que creo? Yo creo que no nos estamos inventando nada, que llegará un momento en el que cualquier mujer pueda acompañar en un parto, que todas sepamos todo de lactancia, que no haga falta nadie, que hablar del útero será como hablar de la lluvia, que no habrá ninguna sorpresa, que no hará falta nadie.

¿Y sabéis lo que creo también? Que sois idiotas. Que nada debería alegraros más que ver delante de vosotras a alguien despertar. Y encontrar alimento en lo mismo que os alimenta. Porque si no te alegras y te emocionas al asistir al nacimiento de una mujer, que además se inventa, como tú, un negocio con ello, y en lugar de eso te sientes traicionada, significa que eres una mentirosa. Que te importas más tú en tu cuento que el cuento de cambiar el cuento. Y eso es muy feo haciendo lo que haces.

Nadie puede quitarte nada, cuantas más semillas, más tomates.

Deja que elijamos qué jardín regar y dónde crecer.

Y ser doula, asesora de lactancia, partera, es un oficio, y se honra, además de con gratitud, con dinero. Eso o te lo sigues gastando todo en lacasitos y apiretal.

Un comentario en “No me hace ni puta gracia

  1. A veces, los seres humanos, tenemos envidia y celos, tanto los hombres como las mujeres. Es natural, no somos perfectos, ni lo vamos a ser por mucho que lo intentemos. Los defectos de carácter están ahí dentro de nosotr@s, igual que las virtudes. Yo he sentido envidia y celos en mas ocasiones de las que me gustaría, y he sufrido por ello. Ahora, cd. vienen, los reconozco inmediatamente, y como voy aprendiendo de mis errores, en vez de caer, salgo volando. Y les digo desde las nubes “Eh!! Quietos!!! Ya se quiénes sois y no me vais a dominar ni voy a dejar que me hagais daño!! Ni a mi ni a nadie!!! Y saco la leona que habita dentro de mi y les rujo desde las entrañas, tan fuerte que se espantan. GRRRRRRRRRRRRRR!!!! No soy ni mas ni menos que mis herman@s!!!!. SOY UNA MAS!!!! y me RESPETO y RESPETO. Cd. volvais, vengais con la máscara que vengais, os voy a descubrir. Nunca más me vais a engañar ni vais a dominar mi vida. FUERAAAAAAA!!!”. Y se van, se hacen chiquititas, y yo grande, y se van. Tb. pienso que una de las maneras de manifestación de la envidia y los celos es la critica, el enfado, el desestimar con palabras y actos a esa persona que sentimos nos está “traicionando” y “robando lo que nos pertenece”, la manipulación verbal al fin y al cabo, para no quedarnos solos y llevarnos a los demás a nuestro terreno como sea. Jugando sucio. Y mentimos. Y nos mentimos a nosotr@s mismos, y queremos que la otra persona sea odiada y despreciada, porque en realidad lo que tenemos es MIEDO, MIEDO de que esa persona tb. gane. MIEDO de quedarnos sol@s. Yo lucho porque mis virtudes, que tengo “montones”, gobiernen mi vida. Pero mis defectos, que también tengo “montones” siguen ahí, con menos fuerza e identificados desde lejos, pero de vez en cuando Dando Por el Culo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s