Patos para salir volando

Parece que fue ayer cuando conocí a su padre en Carrefour.
Fuimos a comprar una bici porque él iba en bici a todas partes y yo lo único que quería en la vida era ir a todas partes en bici con él. Esa tarde nos dimos por primera vez un beso. Yo por aquel entonces tenía novio. Él me llenó las manos de patos de colores para salir volando.

Cinco años después la niña que brotó de pronto entre los dos se compra una bici porque mañana es su cumple. Y su padre está en un barco y su madre en una isla. Y se quieren así, habiéndose querido tanto.

Porque en este cuento cada decisión es una fiesta, como aquella tarde que decidimos ir juntos a comprar una bici a Carrefour.

Hace cinco años, Nahla, ya te estaba viendo. Estábamos a punto de empezar el viaje. Voy a acurrucarme contigo en la cama, voy a abrazarte toda la noche con todos tus sueños. Mañana lo celebramos con chocolate.

image

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s