Hace mucho que hace viento

Pasamos rozándonos todos los días. No sé si te he dicho que después de aquel plato de arroz lo mezclo todos los días con leche. Me voy acostumbrando a mirarte desde debajo de la sombrilla. No me gusta usar protección ¿Te acuerdas de la vez que te dije que me moría de ganas de hacer el amor contigo y tú me dijiste que no, que tu y yo nunca? Y nos volvíamos a chocar de frente con todas las paredes que hay entre tu casa y la mía. Me has vuelto a poner cachonda al bajarme las bragas. Te he vuelto a tocar la polla y no has dicho nada. Cada vez que abro la boca en lugar de mirar la cascada te entretienes contándome los dientes. No sabes acercarte a mí sin abrir un nido en el suelo. Te deseo porque tienes en las manos diez escalofríos que son míos. He atado a los perros que puedo soltar en cualquier momento. Si me dejas puedo incendiar con un dedo la mesa de madera donde apoyas el vino para no marcharte. No quieres que me vaya cuando me dices vete. Nada tuyo me da miedo, me asomo a tu vida desde una carcajada muy grande. Vamos a portarnos mal y a querernos. Vamos a dejar abiertas las ventanas. Vamos a ser raros. Tú por mí, yo por todos. El día que me cantes una canción al oído voy a aplaudirte quedándome dormida contigo. Voy a seguir haciéndolo bien por costumbre. Voy a convertirme en culebra de agua que vuele y se enrolle en tus piernas. Déjame atravesar paredes, que yo también vengo de pasar hambres. Después de todo, esta es mi fiesta y hace mucho que hace viento.

#Viajamor2

image

2 comentarios en “Hace mucho que hace viento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s