Una no se puede ir de donde es traída con los ojos abiertos

image

Imagina que fuera posible irse de un lugar donde te quedas.

– Las Palmas. España. Julio 2015.

México, hoy me costó llegar a las alas de tu avión, me fui entreteniendo pagando multas en migración, perdiendo papeles de color verde en Cancún, esperando en las puertas de cristal de tus bancos ignorantes de que lo que tenían dentro eran seres humanos ignorando a otros seres humanos que morían de miedo mirando un reloj. Fui perdiendo el tiempo en tu aeropuerto esta mañana. No me he enfadado ni he dejado de sentir tu mano apretando la mía en ningún momento, ya no me altera mi vida cuando me explota en la cara. Vine a sembrar flores y está creciendo un bosque. ¿Qué me importa el resto? Voy a quedarme, mi gente linda. Una no se puede ir de donde es traída con los ojos abiertos.

Ayer al despertarme me puse a llorar. Estaba triste y enfadada con México porque no me había dado lo que yo quería. Yo le había pedido oro y él me había puesto en las manos tierra donde plantar semillas. Yo quería ver y tocar con las manos lo que me llevaba. No soñaba con esto cuando soñaba con esto. Ahora hay mil puertas abiertas por dónde volver a entrar más ligera y más ancha.

No me interesaban los paisajes antes pero ahora me han interesado menos. ¿Quién se fija en las pirámides cuando tiene delante los ojos de alguien, una mano? Lo mejor es siempre la gente. Y en México más. Que está pidiendo a gritos un cambio y que por eso Viajamor en México.

Imagina que fuera posible irse de un lugar donde te quedas. Sembrar de flores el mismo mundo que un día fue arrebatado con balas. Invadido a la fuerza. Gonzalo Guerrero fue un conquistador español del siglo XVI que naufragó cerca de la península de Yucatán, vino a conquistar a los mayas y fue conquistado por ellos. No le han incluído en la historia porque  para España Gonzalo Gerrero fue un traidor, un hombre que renunció a su rey, a su tierra y a sus santos por una cultura desconocida y una mujer de otra raza.

Hace sólo 500 años de todo esto. Se mezclaron. Por eso México recuerda. Y por eso vine yo también a hacer las paces con México y a hacerle el amor a un país que tiene unido en el aire un recuerdo por sanar.

No hay tiempo en el tiempo. Lo estamos creando constantemente.

#Viajamor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s