Un montón de cuervos

No voy a dejar pasar una bandada de cuervos sin comerme uno. Vivo. No voy a dejar de masticar chicle mientras te miro a la cara. Voy a beberme todo el mezcal hasta desmayarme. Es mentira que los hombres no y que los bebés lloran. Malditas sean las madres que meten trozos de plástico en bocas abiertas, que dan su vientre a quien no le corresponde. Ponéis vuestra carne al servicio de hombres a los que les faltó tetita. Malditas sean las tetas tratadas como juguetes.

Si hubiera nacido más evolucionada me hubiera dedicado al porno, hubiera cobrado por lo que me hace falta. Ahora me ha cambiado el cuerpo, cuando era estúpida pensaba que servía para ofrecerlo en sacrificio a los hombres. Luego me atropelló un tren con lo de la maternidad, el alimento y todo eso. Lo de ir en tetas por la calle y enseñar las tetas y asomarme a todas las ventanas en tetas. ¡Porque salía leche! Eran mis superpoderes y Superman un mediocre con coches por los aires.
Estúpido tiempo de estúpidos seres que confunden el sexo con abrir la boca.

Tengo ganas de saltar por la ventana. A ver qué pasa cuando te caes desde un cuarto piso. ¿Qué pasa? ¡Qué pasa!

Ayer me crucé en un avión con una familia. El bebé lloraba atado a una silla, entrenando su venida al mundo entre basura. Tuve ganas de sacar una pistola y apuntar a la cabeza de su padre y de su madre que miraban por la ventana. Obligarles a que lo cogieran. Decirles: “Si no lo calmas, te mato.” Y después, disparar.

#Viajamor2

image

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s