A ti sí.

Una pesadilla en la que yo no debía estar bien nos ha despertado. A las 5 de la mañana la más pequeña de la cama grande ha preguntado “¿Mamá, estás bien?” Arrurú, mi amor, mamá está bien. Nadie se ha dormido ya, ni el dios de los crudiveganos, ni la gata ni el perro ni la del sueño ni yo.
Una hora más tarde sin querer me ha dado un cabezazo por el que casi lloro que me va a dejar en la boca un bulto con sabor a sangre. “Creía que te había dado en la cabeza que es más dura. Para que no te duela tanto mamá.” El sueño no lo quiere contar, de ninguna manera. “¿Tú contarías algo que te diera vergüenza?”
A ti sí, miento.

image

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s