La contundencia de lo que es

Yo no tenía miedo a inflar globos. Y ahora cuando la de cinco me lo pide tengo que cerrar los ojos y soplar soportando la imagen de la explosión repentina en mi cara. Los dejo a medias y ella se conforma porque se da cuenta del esfuerzo que hago por amor. Es un miedo que se ha instalado lentamente hasta quedarse a vivir dentro de mí, como una planta que crece comiéndose a otras. Sé que va a evolucionar hacia un miedo animal al globo en sí. Irremediablemente. Un día llegaré a un cumpleaños infantil y tendré un ataque de pánico al entrar por la puerta.

Me dan miedo las atracciones, la noria, la montaña rusa. No podría subirme tranquila en ninguna de ellas. Juegos de adrenalina que cuando era adolescente exprimía hasta el agotamiento en esperas interminables de parques temáticos de Madrid. Los columpios por el aire, la lanzadera.

Una se hace grande de repente, no poco a poco. Hace un mes aproximadamente, cuando estaba poseída por mí misma, me miré al espejo y me di cuenta de la transformación de un rostro que una vez fue joven y que desde hace un mes está dejando de serlo. Ya no tengo la misma cantidad ni el mismo pelo, la piel es claramente más vieja, me ha salido una mancha que curiosamente comparto en el mismo lugar que el hombre que sí. Hay expresiones que han dejado en mi cara la huella de la elección de haber mirado a la vida con extrañeza. Una línea en mitad de la frente. “Y tú ¿Qué estás pensando?” La risa. Un gesto en la boca que podrá ser la mueca de esa anciana que puede que llegue a ser.

Vivo seis kilos por debajo de mi peso habitual. Del que fue. Hay gente que al crecer adelgaza. Lo que era turgente adquiere un día la consistencia de lo que va cayendo por su propio peso. Un cuerpo joven que se va convirtiendo en humo y en tierra, en universo que no se compara, ni se esconde, ni se disfraza. Lo naturalmente bello que se entrega a lo que es, a la contundencia de lo que es.

Yo de joven pensaba que siempre sería joven. Ahora que tengo treinta y tres y soy joven todavía, sé que cada vez voy a ser más vieja.

Tengo conmigo un tesoro, la dicha de contemplar de frente lo que vive, lo que se transforma y lo que muere. La putrefacción de las cosas.

#Viajamor2
@viajamor
@viajamor.elenaalonso

image

2 comentarios en “La contundencia de lo que es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s