Quédate embarazada

​Quédate embarazada y haz que no encajas en nada. Cuestiónate otra vez todo, mira con indiferencia al mundo en el que vives, la estructura que sostienes. Y piensa, piensa, que tu meditación sea esa; quedarte a solas contigo y girar. Túmbate todas las tardes después de comer con la de seis y mira con ella los dos documentales de la 2. Aprende a diferenciarte de los animales, a hacerte igual. Imagina que entiendes por qué desaparecieron los dinosaurios, por qué los herbívoros murieron antes, por qué los más pequeños vivieron más. Detesta al hipopótamo y al león. Sueña que vives en el Congo y se acerca a tus hijos un chimpancé. Imagina que lo quieres matar. Siéntete embarazada y no tengas ganas de escribir, ni de leer, ni de compartir. Báñate en el mar. Báñate en el mar. Quédate embarazada y espera que nazca cuando quiera nacer. Cuando tenga que nacer. Cuenta las semanas en un calendario de papel, 28, 29, llora, 31. La otra vez se acabó ahí. Y aprendiste las semanas que tarda un bebé en aprender a mamar en los brazos de mamá, en la piel de mamá, en el cuerpo de mamá. Todo salió bien, ¿lo ves? “Mira qué perfesta salí”, y te acuerdas del miedo que tuviste y se mueve con fuerza Newen. 

Ayer sentí nauseas por primera vez. Y me dio hipo y con tu remedio en una cuchara vomité por primera vez. 

#viajamor

Foto: Nahla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s