Extrañar

​Buscábamos las playas con más viento, Nahla, por si se nos ocurría esconder arena en las manos y apretar. Ven ya… que me empiezas a parecer un personaje de cuento… 
Para no llorar por lo que no teníamos aprendimos a mirar lo que sí. “Me he dado cuenta de una cosa, papi, si no hago nada y pienso en mamá, me entran ganas de llorar.” Y no volviste a llorar más. 
Ahora si nace tu hermano y antes de que nazca te vas, te inventas un barco con tu papá. Y vuelves a hacer el truco, Nahla, el de no hablar ni preguntar, el de estar donde estás. Vamos a jugar a que no hay nadie más.
Ven ya… Que me empiezas a parecer encontrada en un sueño. Que te voy a enseñar a quitar pañales y abrazar a un bebé sin pañal. Ven, que te va a encantar ayudar. Que vas a oler a tu hermano y a ver el color de su piel, y a abrazarle de noche… Vamos a acurrucarle los tres… 
¿Te acuerdas de que al principio fue en mamá? Mi cuerpo convertido en tu casa. Nahla… ha llegado alguien a habitar tu primer lugar. Ahora que eres más grande, más alta, que cuentas por teléfono lo que sueñas a mamá. 
Ven Nahla, vas a ver lo que ha cambiado la casa desde Newen, en lo que se ha convertido Ivan… Que te estás convirtiendo en un cuento, que te empiezo a extrañar… 
#viajamor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s