Abuela

​Creo que la diferencia en este cuento de ovejas blancas y ovejas negras, de niños criados en brazos y tetas hasta con dientes, es que mi madre se vino conmigo, cuestionando su historia, su manera de hacerlo. Lo hiciste bien, madre Teresa, me hiciste a tu modo, como supiste, dejándome más tarde ser totalmente del mío, importándote una mierda, defendiéndome siempre, aplaudiendo en primera fila. Te quiero. Hay que ser muy valiente para chocarse de frente con una y mirarse de frente. Qué madre más buena, qué abuela tan alucinante.
#viajamor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s