Elena del Cristo

«Soy demasiado inteligente, demasiado exigente, y demasiado ingeniosa como para que alguien pueda encargarse de mí completamente. Nadie me conoce o me ama totalmente. Sólo me tengo a mí misma.»

– Simone de Beauvoir
______________________________

Primera razón. Ser la primera. No esperar ninguna mirada. Mirarme yo. He arrastrado la vida lloriqueando amores que no me correspondían. Sin darme cuenta de que me aburría, me he aburrido. Estoy cansada. Solo me tengo a mí misma. Que nadie me haga falta. Que no vengan a sacarme al perro, a lavarme los platos, a tocarme el coño. Soy demasiado inteligente para esperar que alguien, un hombre, una mujer, se haga cargo de mí. Soy demasiado exigente para convivir, demasiado ingeniosa para conformarme con telenovelas. Nadie me conoce ni me va a conocer nunca. Solo a mí me incumbe el viaje de descubrir mis fondos abisales. Nadie me ama totalmente. Amo yo. A mis hijos, hasta que se vayan, hasta que les deje de servir. No tengo a nadie ni pertenezco a nadie; Solo me tengo a mí misma.

#elenadelcristo

Un comentario en “Elena del Cristo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s